LA CRIOPRESERVACIÓN NO SUPONE UNA PÉRDIDA DE EFICACIA FRENTE A LA IMPLANTACIÓN DE EMBRIONES FRESCOS.

Gracias a la criopreservación es posible tener un bebé por reproducción asistida con la misma probabilidad que con embriones frescos, no obstante, este método encarece ligeramente el procedimiento.

Las parejas que se someten a técnicas de fertilización in vitro (FIV), normalmente congelan los embriones que no se van a transferir al útero de la madre, con el objetivo de aumentar las probabilidades de embarazo, si este no tiene lugar al primer intento, o bien para su uso futuro en caso de querer tener un segundo hijo. Los investigadores de la Universidad de Medicina y Farmacia de Ciudad Ho Chi Min (Vietnam) y de la Universidad de Adelaida realizaron un estudio, gracias al cual, concluyeron que la eficacia de ambos tipos de embriones es la misma.

Como explica Lan N. Vuong, director de esta investigación, la importancia de este estudio recae en que las técnicas de congelación de embriones son cada vez más comunes en las clínicas de fertilidad de todo el mundo, por ello, es vital conocer la eficacia de dichos procedimientos. La investigación señala y concluye que la eficacia de esta metodología es prácticamente igual a la utilización de embriones frescos (36% frente al 35% de eficacia respectivamente). Al igual que se observa una tasa de supervivencia similar 34% frente al 32% de los embarazos son llevados a término.

Uno de los  inconveniente que presenta la congelación de embriones es que supone un incremento en los costes del procedimiento de FIV lo que supone una preocupación añadida a los pacientes. No obstante, como señala correctamente Lan Voung, no todas las técnicas han de ser necesariamente efectivas, en el estudio mencionado en este artículo se tiene en cuenta el ‘método Cryotech’ para expandir la significación de la eficacia a otras metodologías de congelación habría que realizar nuevos estudios de cada técnica en particular.

Mª Elena Pacheco Rodríguez