LA IMPORTANCIA DE UN BUEN PLAN NUTRICIONAL FAVORECE LA FERTILIDAD

Como bien sabemos, la fertilidad es la capacidad que tienen los seres vivos para reproducirse, mientras que la infertilidad es, siguiendo con la definición anterior, la pérdida de esta capacidad para reproducirse en el tiempo estimado como razonable y, en términos médicos, debe considerarse una enfermedad por carencia, ya que, las parejas que la padecen piden ayuda porque no pueden tener descendencia y esto les supone una pérdida de bienestar psíquico, uno de los pilares fundamentales en la definición de salud. Las causas asociadas a dicha infertilidad pueden ser múltiples y deben ser tratadas de una forma multidisciplinar, hoy en día diferentes áreas de la ciencia y la medicina logran abordar este tipo de patologías.

Sinae-Fertilidad-Pareja-nutrición

Datos de infertilidad en España

Alrededor de 186 millones de personas en todo el mundo sufren de infertilidad, la mayoría residentes en países en desarrollo. Solo en España 800.000 parejas en edad reproductiva sufren de infertilidad. La tasa de fecundidad en este país (1,2 hijos por mujer) es la más baja de toda Europa junto con la de Italia. Dentro de este porcentaje, aproximadamente un 40% de las parejas estériles lo son por causa femenina, otro 40% por causa masculina, un 10% por causa mixta y, otro 10% por causa desconocida. Por ello, es importante que estos problemas sean tratados en pareja ya que, la causa puede venir a raíz de cualquiera de los dos miembros y, siempre se necesitará la ayuda y apoyo del otro para poder solucionarlos.

La sumatoria de factores influyen en los procesos de infertilidad

La sociedad actual ha cambiado mucho respecto a hace unos años y por diversos factores se ha ido retrasando la edad de maternidad. Según los datos del instituto nacional de estadística la edad media de embarazo se sitúa aproximadamente en los 31 años, cuando el pico de fertilidad de las mujeres se encuentra alrededor de los 20. Se debe saber que, según estudios realizados en poblaciones en las que no se utilizan anticonceptivos, la capacidad reproductiva de las mujeres disminuye a partir de los 30 pero es significativo a partir de los 35 años siendo más evidente todavía a partir de los 40. En el caso de los hombre, la edad no es tan notable aun que sí que tienen una reducción significativa de la capacidad de tener hijos a partir de los 40.

Por tanto, es recomendable que tengas en cuenta que la edad puede afectar a tu capacidad reproductiva. Si ya estás en esa edad, y quieres tener un hijo, debes favorecer al máximo tus posibilidades teniendo en cuenta esos factores que tú puedes modificar y de los que se hablará más adelante. Pero, no olvidemos que esto, junto con los factores psicológicos, factores ambientales, el peso y la alimentación afecta de manera negativa a la posibilidad de tener hijos. Por su parte, se debe llevar a cabo una correcta alimentación para favorecer que todos los procesos se den de manera adecuada en nuestro organismo, pero, según algunos estudios, ciertos nutrientes podrían ayudar a favorecer la fertilidad tanto masculina como femenina. En resumen, la fertilidad del hombre y la mujer también es una cuestión de peso. 

Un buen plan nutricional como base de la alimentación para la fertilidad

Una dieta equilibrada es esencial para el correcto funcionamiento de cualquier sistema de nuestro organismo y, el sistema reproductor no es una excepción. Aunque no existan importantes estudios en los que se refuerce esta afirmación, es conocido por la comunidad sanitaria que las carencias o excesos de energía o de determinados nutrientes tiene una repercusión negativa sobre nuestro organismo. Por este motivo, además de la recomendación de lograr un peso adecuado para evitar los problemas anteriormente citados, se recomendará llevar a cabo una dieta equilibrada por ambos miembros de la pareja. Además, si que hay estudios que señalan la importancia de determinados nutrientes que influyen sobre la fertilidad masculina y femenina.

Sinae-Nutrición-Reproducción

La alimentación en el hombre

Los nutrientes que pueden ayudar en la mejora de la fertilidad masculina son los ácidos grasos posiinsaturados (AGPI) y el DHA, el ácido fólico, los antioxidantes (como Selenio o Zinc), Vitamina C, Vitamina E, Vitamina A y los β-carotenos son claves en todo ello.

La alimentación en la mujer

En esta sección se tratarán tanto los nutrientes que pueden ayudar en la mejora de la fertilidad femenina como aquellos esenciales para la preparación del embarazo. Estos son, el ácido fólico, Vitamina A y los β-carotenos, Vitamina E, Hierro, Zinc.

De esta manera entendemos que La infertilidad es más bien cosa de dos.

Se debe tener en cuenta que los problemas a la hora de tener un hijo ya vengan por parte del hombre, de la mujer o de ambos; se deben tratar en pareja. Ambos miembros de la pareja tienen un papel fundamental y pueden mejorar sus posibilidades de concebir yendo al médico, pero también cambiando algunos aspectos de su vida diaria.

Un dietista-nutricionista puede ayudarte a mejorar tu alimentación y a conseguir un peso correcto, factor clave para mejorar la fertilidad y tus posibilidades de concebir.

Fuerte: https://www.alimmenta.com/dietas/fertilidad/

Leandro Emanuel Barreiro

Scientific Consulting